VIAJE AL CORAZÓN DE LAS PALABRAS

Espectáculo de gran refinamiento estético, "VIAJE AL CORAZÓN DE LAS PALABRAS" nos remite
al esplendor de la palabra escrita, interpretada sobre un escenario por Susana Alexander y Roberto
D'Amico. Intérpretes siempre preocupados por la belleza y contenido de sus espectáculos, Susana
y Roberto se aventuran esta vez, en una primera parte, por los terrenos de la poesía y algunas
escenas de la riquísima literatura española. Así se suceden romances anónimos, plenos de gracia o
dramatismo, reflexiones sobre la muerte, textos del Siglo de Oro Español, a través de Miguel de
Cervantes, Santa Teresa de Jesús y Lope de Vega, el profundo mundo emocional de León Felipe, la
voz contemporánea y comprometida de Tomás Segovia y José María Valverde, para culminar con la
sangre de amor y la sangre de crimen de Federico García Lorca, quizás el poeta español más notorio,
no sólo por su obra, única y personalísima, si no también por su destino trágico.
La segunda parte, dedicada a la literatura de América Latina, comienza por un breve pero delicioso
transitar por el corrido mexicano, relatando historias de la Revolución Mexicana o de alguna coqueta,
que paga un alto precio por sus desvíos amorosos. Le siguen dos gigantes del Sur, Jorge Luis Borges y
Mario Benedetti, ambos preocupados por el placer o la angustia amorosa y un fragmento de "Piedra
de Sol", de nuestro inmenso Octavio Paz. El desasosiego pasional y la tortura del engaño en textos de
Uwe Frisch y Juana de Ibarbourou, seguidos del chispeante y a la vez significativo texto de otro grande
de México, Efraín Huerta, en un fragmento de su "Juárez-Loreto". El chileno Nicanor Parra le pide a
Dios que lo libre de los demonios cotidianos y une su voz a la de dos entrañables figuras de México,
Rosario Castellanos y Jaime Sabines. Rosario nos revela su desgarrado mundo en un fragmento de sus
conmovedoras "Cartas a Ricardo", y Jaime, apasionado, directo, sensual, nos habla de la mujer y de la
necesidad absoluta de su presencia en la vida del hombre.
En la culminación, la doliente Violeta Parra nos pide que demos "Gracias a la vida", mientras el enérgico 
Pablo Neruda insulta a la pobreza y el encantador brasileño Vinicius de Moraes nos regocija con su
interpretación, un tanto inusual e irreverente, del "Día de la Creación".
Alguna vez, Saint-Exupery, a través de su "principito", dijo: "Las palabras suelen ser fuente de malos
entendidos". En el caso de este espectáculo, las palabras, cargadas de emoción, de verdad y de belleza, nos llevan no sólo a su propio corazón, si no también al corazón del espectador.

 

Todos los Derechos Reservados · Roberto D'Amico